20 Feb 2010

Secuestro.

Me gusta pensar en lo mucho que me gusta comer arroz directamente de la olla.
A media tarde y al tiempo, secuestrar la cazuela de arroz que quedó en la cocina como resultado de la flojera que suponía meterla en el refrigerador.
Agarrar un tenedor, llevarme la olla a mi cuarto y comer.

1 comment:

Anita Banana said...

Podrías cambiar arroz por cualquier otra cosa, y cazuela por cualquier otro envase/envoltorio y valdría perfectamente.
No nos estafes Curioca, el arroz es sólo uno más de todos los secuestros express que acometes.
Con amor
Un guisante bípedo.