23 Mar 2010

Magdalena Carmen Frieda Kahlo Calderón


Llevo unos días con el trasero (disculpen si fui demasiado agresiva para alguien) pegado a la cama, y la verdad es que lo he disfrutado como nadie.

A parte de que mi cama es muy suave y ha sido una experiencia fantástica dejar un hueco en ella con forma de dos semicírculos, me ha encantado pasar horas y horas leyendo y usando internet para algo más que para las habituales (por no decir diarias) redes sociales.
Me planté con mi listita de curiosidades varias por investigar y analizar, y acabé en sitios realmente insospechados y geniales. Me encanta internet.

Y es que desde entonces llevo obsesionada y admirada por una GRAN mujer (y no, no es precisamente Teté Delgado). Dioss, es Frida Kahlo.

Sí, la conocía, había oído hablar de ella; sabía que tenía bigote y conocía algunos de sus cuadros, pero bueno, señores, para qué engañarnos: no me había parado a leer seriamente su biografía ni a ver sus cuadros con total detalle.
Dichoso momento en el que lo hice. Sucumbí.

En realidad, más que su obra, lo que me impactó fue ella. No sé, su presencia, su fortaleza, su temple.. ese inmenso amor hacia Diego y la tremenda vulnerabilidad frente a él.
Me parece guapísima.
Estoy segura de que podría enamorarme de ella.

Hay un video casero que encontré en una página dedicada exclusivamente a ella (la cual recomiendo al público en general (hola? hay alguien al otro lado? vale, estoy hablando sola) si quieren conocerla más) que fue sin duda el que de verdad me cautivó.
Veanlo (hola? hay alguien al otro lado? vale, estoy hablando sola) y cuando la voz en off deja de hablar y la imagen sigue en movimiento, ahí.. esa es la Frida de la que yo me enamoraría.

Acá lo dejo:

1 comment:

Anita Banana said...

Aaaay Frida, qué enamorada me tiene a mí desde hace tiempo. Veré el video :)