4 Sep 2010

Cabronas

Todas mi realidades se entremezclan y crean un híbrido de lo más insólito. Una me recuerda a la otra y esta me hace pensar en la de más allá.
Es como una orgía de sentimientos y sensaciones que encajan y me encogen. Se acomodan perfectamente y me la juegan. Donde la animadversión primar debería, resulta surgir lo contrario. Se alían. Juntas se ven hermosas, perfectas, como Venus. Se ríen de mí. Me observan plácidas volar e imaginar mil escenas para después hacerme reparar en el simple hecho de que no; que jamás esa mezcla tan idílica y ya tan mía podría suceder.
Es así, tengo en mí cierto grupo de cabronas que se lo pasa muy bien a mi costa. Pero las quiero, sí, e incluso al final las alimento. Emperejilar cada THE END con cierto toque del más agridulce regocijo me resulta la actividad más contradictoria del día...
Demasiados elementos impares para una existencia tan simétrica, imagino. No podría ser de otra manera.
O espera, me voy a cortar un brazo, tal vez ayude.

No comments: