18 Sep 2009

Postales.

La compré pero no quise enviártela.

No quise que vieras esa foto idealizada del lugar donde me dediqué a perder el tiempo.
No me apetecía que pensaras que estaba en "El primo hermano del Caribe". No quería que vieras azul turquesa el verde-amarronado del agua; que confundieras señores-salchicha con guardianes de la bahía al más puro estilo californiano.

Y es que puede que las postales no sean más que una pequeña mentira pretenciosa que mandas a tus vecinos del B durante las vacaciones de verano; una creación de verdaderos maestros del "photoliar".

1 comment:

Anonymous said...

me gusta mucho como escribes.
felicidades por tu blog.